ORGANIZADOR DE LA PROPUESTA: Sarai Miranda y Liliana Estrada Quiroz

RED: Población y Trabajo


En América Latina las actividades laborales de las niñas, los niños y los adolescentes, representan un aporte sustancial a las economías domésticas y, en la mayoría de los casos, éste es necesario para alcanzar la subsistencia cotidiana y el bienestar de los hogares. Son parte de la reproducción social y el sostenimiento de la fuerza de trabajo, con lo cual se convierten en una contribución clave para la marcha de la sociedad y las economías locales y nacionales. La participación económica de la niñez y la adolescencia, ya sea remunerada o no, se concentra en los sectores informales de la región. A lo largo del territorio latinoamericano el trabajo infantoadolescente está comúnmente asociado a factores identitarios como el género, la etnia y la condición migratoria. No obstante, a pesar de su importancia, la niñez y adolescencia trabajadora y sus aportaciones a la economía han sido invisibilizadas, subvaloradas y sus condiciones laborales han sido insuficientemente reguladas, lo que las pone a lejos de la noción de trabajo decente que propone la OIT, pues al no ser reconocido, se facilita la exposición a extensas jornadas de trabajo, baja o nula remuneración y abuso y explotación. Frente a este complejo panorama, los estudios de población enfrentan el reto de abordar la problemática desde sus diversas aristas y seguir realizando un debate que contemple la heterogeneidad de esta práctica social.